Secretos de belleza » 2017 » febrero

Por LETICIA CARRERA

Archivo para febrero de 2017

23 de febrero de 2017

Me pongo a dieta, ya

Con la mirada puesta ya en el buen tiempo nos entran las prisas por soltar esos kilos de más que hemos ido acumulando estos meses. Y no sólo eso, nos miramos al espejo y pensamos, al menos yo lo hago, tengo que sacar tiempo para quitarme estas arañas vasculares que me han salido (en mi caso tras el embarazo), y lo tengo claro este año necesito un tratamiento intensivo para mejorar el aspecto de mis piernas y llegar al verano sin miedo a lucirlas.

Mi problema es la falta de tiempo, cuando tengo un rato libre corro a casa para estar con mis niños, pero me voy a planificar sin falta porque quiero cuidarme y verme mejor. Bueno dejando de lado mis temas, ya comentaremos todo esto más despacio, de momento vamos a ponernos a dieta.

Vamos a optar por la Dieta Mediterránea Hipocalórica que para mí es la más sana, consiste en la reducción de calorías sin pasar hambre incluyendo las cantidades necesarias de todos los nutrientes y micronutrientes. La dieta Mediterránea se basa en una alimentación rica en verduras y hortalizas, frutas, legumbres, pescado y aceite de oliva virgen.

Sin olvidar que la dieta debe ser personalizada porque no es lo mismo una mujer de 24 años que deba perder 5 kg a una de 64 que deba perder 25 kg, porque sus necesidades nutricionales son diferentes, como también lo es su estilo de vida, su composición corporal, su metabolismo y su actividad diaria.

Para hacer el seguimiento de la dieta debemos medir no sólo el peso, también hay que tener en cuenta el IMC y el porcentaje de grasa.

3 Consejos:

*Para mejorar el cumplimiento de una dieta lo mejor es adaptarla a los horarios y estilo de vida del paciente, pero también a sus gustos particulares.

* La dieta debe combinarse siempre con actividad física aunque sea ligera.

* Hacer dieta con una amiga o familiar ayuda a compartir la experiencia y resulta más fácil y ameno.

Yo quiero quitarme esos kilillos que aún me sobran de mi embarazo así que esta semana comienzo con vosotras el reto

5 Mandamientos para perder peso:

1.Hay que prescindir de ciertos alimentos como las grasas saturadas, las harinas y azúcares refinados y las comidas precocinadas que los incluyen.

2.Los líquidos tienen un papel importante durante el tiempo que estemos a dieta: las infusiones, los zumos y batidos vegetales son grandes aliados y nos permiten, con un poco de imaginación, hacer más divertida la dieta.

3.Si comemos fuera de casa podemos prepararnos tuppers saludables con un plato único que incluya verduras y proteínas (pavo, pollo, pescado o marisco), y en restaurantes elegir platos poco elaborados y sin salsa, preparados al horno o a la plancha; evitar los fritos, no consumir alcohol y tomar postres ligeros.

4.Debemos disminuir el tamaño de las raciones, muchas veces seguimos comiendo por el placer de comer y no por apetito, y comer despacio porque nos saciaremos antes.

5.La cena debe ser ligera ya que a última hora del día nuestro organismo se prepara para el descanso y ralentiza el metabolismo. Las proteínas son los nutrientes que producen más saciedad y quitan mejor el apetito, por lo que cenando proteínas necesitaremos comer menos calorías para sentirnos bien. Eso sí, es importante escoger las proteínas con menos grasa como: pollo, pavo, pescado y marisco son las mejores opciones.

Aquí os apunto algunas recetas para comer platos sanos y equilibrados.

Desayuno: Té rojo, tostada de pan integral con aguacate y zumo de naranja.

Media mañana: Yogur desnatado edulcorado.

Comida: Bimi al vapor y filete de lomo de ternera blanca con guarnición de champiñón.

Merienda: Una infusión y dos mandarinas

Cena: Consomé de ave y lenguado al horno con ajo y guindilla.

Desayuno: Zumo de pomelo con menta, tortitas de avena con canela y frutos rojos

Media mañana: Una manzana verde

Comida: Hamburguesa casera con carne picada y huevo. Guarnición de lechuga y canónigos.

Merienda: Una infusión y un yogur desnatado edulcorado

Cena: Ensalada de wakame. Merluza en papillote con aceite y sal.

Espero que me contéis cómo os ha ido la dieta esta semana y que compartáis conmigo vuestras recetas light.

¡Hasta la semana próxima!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

16 de febrero de 2017

Peelings Químicos

Hoy quiero hablaros de los peelings químicos, qué son, qué tipos hay y sobretodo qué beneficios tienen para la piel de nuestro rostro.

Hacer un peeling químico consiste en aplicar un agente químico sobre la piel con el objetivo de eliminar capas y renovar su superficie.

Se utilizan para tratar diferentes alteraciones de la piel como el envejecimiento cutáneo, el acné, las cicatrices post acné, el melasma y la hiperpigmentación post inflamatoria.

Los peelings en general además de tratar los defectos cutáneos ya indicados, producen un estímulo en el recambio epidérmico y en la síntesis de colágeno a nivel dérmico, por lo que logran una mejora en la calidad y el aspecto de la piel.

Tipos de peelings químicos

Existen diferentes tipos de sustancias para realizar un peeling químico, por eso es importante ponernos en manos de un dermatólogo de confianza que nos aplique el producto o la mezcla de productos más adecuada a nuestras necesidades y circunstancias personales.

Los peelings más utilizados son:

El ácido glicólico es especialmente útil para tratar las pieles dañadas por los efectos del sol y otros agentes externos como el tabaco. Produce una escasa descamación por lo que inmediatamente después podemos hacer vida normal pero tiene efectos variables en función del tipo de piel.

El ácido pirúvico está especialmente indicado para el tratamiento de acnés activos, melasma e hiperpigmentación post inflamatoria. Puede utilizarse en todos los tipos de piel pero es un poco incómodo su aplicación porque produce una intensa sensación de quemazón durante el procedimiento.

El ácido mandélico es más suave, más seguro y menos penetrante e irritante que otros Alfahidroxiácidos, además tiene propiedades bactericidas por lo que es también apto para problemas de acné. Produce muy poca irritación y descamación por lo que es apropiado para pieles sensibles y se puede aplicar en pieles oscuras.

El ácido láctico es otro alfahidroxiácido que se extrae de la leche y se utiliza como despigmentante o para tratar el acné, se puede aplicar en distintas concentraciones y normalmente no produce descamación aunque sí puede enrojecer la piel, se suele aplicar en combinación con otros AHA, o como tratamiento de inicio en exfoliaciones químicas.

El resorcinol también se utiliza para el tratamiento del acné activo, la hiperpigmentación postinflamatoria y el melasma. No causa escozor por lo que su aplicación no es desagradable pero no puede usarse en pieles oscuras y produce una intensa descamación.

El ácido salicílico tiene propiedades bactericidas por lo que se utiliza para el acné con mucha frecuencia aunque también como despigmentante en casos de melasma. Tiene la ventaja de poder usarse en todo tipo de piel, incluyendo pieles oscuras.

El ácido tricloroacético es un peeling utilizado para el tratamiento del fotoenvejecimiento. Sus principales inconvenientes son que no se debe utilizar en pieles oscuras y que puede causar hipo e hiper pigmentación. Aunque para el fotoenvejecimiento yo prefiero utilizar la luz pulsada porque el resultado me gusta mucho más.

El fenol es un peeling más profundo indicado para tratar las cicatrices de acné resistentes a otros peelings. Es algo doloroso y no debe utilizarse en pieles oscuras. Actualmente disponemos de peelings de fenol modificado, menos agresivo y más superficial que ofrece excelentes resultados en hiperpigmentación.

Preparación y Recuperación

A medida que el peeling es más profundo, el tiempo de regeneración de la piel es mayor. Así, un peeling de glicólico permite maquillarse inmediatamente y prácticamente pasa desapercibido, con otros ácidos podemos tener la piel enrojecida y descamada durante varios días. Con todos ellos es necesario mantener una protección solar intensa y rigurosa, durante un tiempo variable según el tipo de peeling, por lo que no os recomiendo hacerlos en verano. Y cuidado con las pieles sensibles, no soy nada partidaria de exfoliar este tipo de pieles.

La clave del éxito es dejarse aconsejar por un experto porque cada piel y cada problema requiere un tratamiento específico.

Os veo la semana próxima!

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

8 de febrero de 2017

Nutricosméticos: El Azafrán

Hoy el protagonista es un condimento de color naranja-rojizo penetrante que además de “teñir” de amarillo nuestros platos, es usado desde hace siglos como remedio natural.

Estos son algunos de sus beneficios:

1.Antioxidante.

El componente principal del azafrán es la crocina, un antioxidante natural que neutraliza los radicales libres responsables de causar envejecimiento de las células. Mejora la salud en general y nuestra piel en particular.

2. Relajante

Mejora las habilidades cognitivas y de aprendizaje, siendo a su vez un complemento maravilloso para aquellos que sufren ansiedad, estrés e insomnio.

3.Mejora la visión.

El azafrán es muy bueno para evitar algunos trastornos oculares. No sólo por sus antioxidantes (cuenta también con mucha vitamina C), sino también debido al safranal (lo que le aporta ese aroma tan característico), que ralentiza el proceso de degeneración de las células receptoras de luz, lo que mejora las funciones de la retina y de los vasos sanguíneos de los ojos.

4.Ayuda al Aparato digestivo

Sus componentes amargos estimulan el sistema digestivo y aumentan las secreciones salivales y gástricas. También contiene crocetina, un carotenoide que estimula la producción de bilis, evitando la aparición de piedras o cálculos en la vesícula. Está muy indicado para personas con problemas de digestión, inapetentes y dispepsias.

5.Antianémico

Su alto contenido en hierro hace que el azafrán ayude a evitar la anemia ferropénica o anemia por falta de hierro. Debido a la cantidad de hierro que aporta este condimento, es perfecto para personas que practican deportes intensos ya que tienen un gran desgaste de este mineral.

6. Cardiosaludable

En la antigüedad el azafrán se usaba con fines preventivos. Se pensaba que “fortificaba el corazón”. En la actualidad sabemos que se debe a la crocetina, el pigmento de color rojo del azafrán, que reduce el colesterol y evita la aterosclerosis.

7.Anticancerígeno

Los flavonoides y betacarotenos del azafrán ayudan a retrasar el crecimiento de tumores, alargan la esperanza de vida y reducen el daño renal que causan algunos medicamentos.

8.Analgésico

Las infusiones muy concentradas en azafrán y aplicadas de manera tópica en las muelas causan alivio, también es bueno para los problemas de dentición en los niños. Sus componentes también ayudan a prevenir o curar llagas en la boca, realizando enjuagues diarios.

Consejos para comprarlo y consumirlo

Podemos ingerir el azafrán como condimento de nuestros platos o como complemento nutricional en cápsulas.

Consejos para identificar el mejor azafrán:

*Evita el azafrán en polvo

El azafrán en polvo o molido puede ser más barato que las hebras de azafrán pero no tiene el mismo sabor, aroma y color que el azafrán fresco, así que no proporciona los mismos beneficios.

* Busca el rojo.

El azafrán ideal debe ser rojo cuanto más intenso y uniforme mejor.

*Textura Uniforme. Las hebras de azafrán de mejor calidad normalmente son finas y de tamaño uniforme. Si es irregular, tiene tiras en lugar de hebras o contiene corteza, es probable que sea de una calidad inferior.

Y por supuesto también se puede tomar cómodamente en cápsulas como complemento nutricional.

¡Hasta la semana próxima!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

1 de febrero de 2017

¿Granitos a mi edad?

Parecía cosa del pasado que amaneciésemos con granitos en el rostro (y casi siempre en el peor momento). Pero es más habitual de lo que creéis, el 90% de las mujeres padecen acné, severo o leve, en algún momento de su vida y éste no siempre es la adolescencia.

El acné adulto es el que aparece después de los 25 años, incluso en mujeres que no tuvieron acné adolescente, y suele durar hasta los 30 o los 40 años.

Causas

Las principales causas del acné adulto vienen casi siempre de los desequilibrios hormonales, las irregularidades en el ciclo, pero además hay otras causas muy diversas:

– El estrés nervioso, la depresión o la ansiedad, que también alteran los niveles hormonales.

-El uso de cosméticos poco apropiados, sobre todo maquillajes muy cubrientes o muy grasos que taponan el poro.

-Los cambios de peso y sobre todo la obesidad.

-La predisposición genética a padecer acné

-Una dieta rica en grasas.

¿Cómo y dónde aparece el acné adulto?

El acné adulto es diferente del juvenil y no está relacionado directamente con haber padecido éste en la adolescencia. Clínicamente su aspecto también es diferente ya que se manifiesta como lesiones más inflamatorias: pústulas e incluso quistes que producen dolor y que se resuelven dejando cicatrices deprimidas o manchas.

Suele aparecer en la parte inferior de la cara, alrededor de la boca y el cuello, precisamente las zonas menos grasas del rostro, por eso no está relacionado con tener piel grasa. Aunque también puede aparecer en la parte superior de la espalda y el escote.

Tratamiento

La respuesta a los tratamientos también es diferente a la del acné juvenil, y no suelen tener un curso corto. Aproximadamente el 60% de estos acnés no responden a los tratamientos más comunes del acné juvenil como los retinoides, antibióticos o peróxido de benzoilo sin embargo si suelen responder positivamente a la luz pulsada y a tratamientos con anticonceptivos.

Es importante llevar una rutina de belleza estricta, sobre todo en lo que se refiere a limpieza e hidratación, tanto por la mañana como por la noche. Es preferible limpiar la piel con productos suaves e hidratantes para que no resequen en exceso y produzcan tirantez, descamación y dermatitis.

Hay que retirar bien el maquillaje ya que en muchos casos es uno de los agravantes del acné. Tras el lavado es aconsejable secar “a toquecitos” y tonificar la piel con tónicos suaves que no irriten. Utilizar una hidratante de textura ligera (crema gel) o ultraligera (gel). Las cremas y cosméticos untuosos, con alto contenido en aceites, agravan el cuadro.

La nutrición también es muy importante, hay que incluir en la dieta mucha fruta y verdura y reducir al máximo las grasas de origen animal, además de beber 2 litros de agua al día, hacer ejercicio y no exponerse al sol.

¡Hasta la semana próxima!

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

Por LETICIA CARRERA

css.php