Secretos de belleza » Masaje Kobido, el lifting facial japonés

Por LETICIA CARRERA
17 de marzo de 2017

Masaje Kobido, el lifting facial japonés

Tal vez alguna de vosotras ya conozcáis el masaje kobido ya que en los últimos años se ha puesto muy de moda, pero no se trata de una técnica nueva. De hecho, es el masaje oriental más antiguo ya que data del siglo XIV cuando las emperatrices japonesas descubrieron que sus samuráis se lo realizaban al volver de las batallas. Y ellas, en vista de los extraordinarios resultados que tenían también como tratamiento de belleza, lo confinaron como un protocolo exclusivo de la familia imperial.

Afortunadamente el masaje kobido (Kobido, significa Antiguo Camino de la Belleza) traspasó las puertas de palacio hace ya algunos y en la actualidad es conocido en todo el mundo.

¿En qué consiste?

El masaje kobido trabaja 16 músculos faciales superficiales a distintas intensidades. Sus movimientos e intensidades en el cuello, rostro y cuero cabelludo producen una profunda relajación y alivio de dolores y molestias y traen una gran cantidad de oxígeno a la piel, lo que produce no sólo firmeza y relajación sino que se activa la regeneración cutánea.

Con esta técnica se estimula a nivel profundo la producción de colágeno, el cual al ir surgiendo va combatiendo el descolgamiento cutáneo, de ahí nace su sobrenombre de “lifting facial japonés”.

El masaje Kobido es de gran ayuda también para combatir la migraña o el dolor causado por el bruxismo y está especialmente indicado para aquellas personas que no quieran o no puedan someterse a tratamientos de rejuvenecimiento con aparatología.

El masaje kobido no tiene contraindicaciones, pero no debe practicarse en personas que tengan la piel irritada por alguna alergia específica.

4 Pasos del Masaje Kobido

El masaje kobido tiene una serie de fases con unos objetivos muy definidos:

1.Primero se limpia el rostro en profundidad con movimientos propios de la técnica de masaje shiatsu y así se prepara la piel para el drenaje posterior.

2.En un segundo paso se busca estirar e iluminar la piel; para ello, a base de productos cosméticos adecuados y mediante fricción, se recupera el brillo y se suavizan las arrugas y se drenan las bolsas bajo los ojos.

3.En el tercer paso comenzamos el llamado lifting japonés para ello se aumenta la velocidad de los dedos durante el masaje hasta un ritmo máximo sin provocar dolor.

Y ya para terminar, se presionan los puntos de la cabeza en los que se combate el estrés.

Los resultados del masaje kobido se ven gradualmente. Esta técnica es una excelente opción para todas aquellas personas que no quieran o puedan someterse a tratamientos con aparatología.

¿Os animáis a probarlo?

¡Hasta la semana próxima!

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Belleza,Leticia Carrera

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


siete − 4 =

Trackback this post  |  Siga los comentarios en RSS

Por LETICIA CARRERA

css.php