Secretos de belleza » Las mascarillas también son para el verano

Por LETICIA CARRERA
22 de agosto de 2017

Las mascarillas también son para el verano

En verano el objetivo es disfrutar y relajarnos. Y  es el momento perfecto para regalarnos un poco más de tiempo y disfrutar de una rutina completa de belleza sin saltarnos ni un solo paso.

Las mascarillas faciales forman parte de ese protocolo de cuidados y con las prisas del día a día es bastante habitual que prescindamos de ellas. Esta semana quiero hablaros de sus beneficios, tipos e indicaciones para que las convirtáis en vuestras aliadas de belleza.

Las mascarillas 

Las mujeres asiáticas fueron las primeras en utilizar las mascarillas primero como una técnica de relajación y posteriormente como un protocolo de belleza ineludible para cuidar sus delicados rostros.  

Las mascarillas son muy importantes para el cuidado de la piel del rostro ya que suponen un tratamiento intensivo para ayudarnos a combatir algunos problemas estéticos (falta de luminosidad, arrugas, sequedad, manchas, etc) y complementar la eficacia de las cremas de día y de noche

Una mascarilla para cada necesidad

El primer paso es detectar nuestras necesidades y elegir la mascarilla en función de ellas. Para aquellas que tengáis pieles con tendencia a ensuciarse con facilidad o pieles grasas os recomiendo mascarillas purificantes al menos una vez a la semana, las pieles maduras deberían usar mascarillas nutritivas y las pieles muy deshidratadas deben optar por mascarillas hidratantes que deberían aplicarse mínimo dos veces al mes.

Tipos de mascarillas

Las mascarillas han evolucionado en los últimos años y casi todas las firmas cosméticas cuentan con versiones monodosis además de sus formatos más clásicos (tarro o tubo) por lo que es más fácil y divertido aplicarlas. Aquí os cuento las formulaciones de mascarillas más habituales:

– Barros

Son mascarillas purificantes que además de limpiar en profundidad, hidratan. Son perfectas para pieles con tendencia acnéica y grasa. Su ingrediente estrella es la arcilla que cuenta con gran poder astringente.

La mascarilla de barro se aplica preferiblemente con brocha o bien con la mano y se deja actuar durante quince minutos hasta que se endurece. Después se retira con una toalla empapada en agua tibia. La sensación de limpieza y de frescor es inmediata y su uso es semanal o quincenal según las necesidades de cada piel.

-Mascarilla Peel-Off

Este tipo de mascarillas faciales son grandes aliadas para eliminar impurezas del rostro. Suelen ser en gel y una vez aplicadas se van solidificando hasta dar lugar a una película gelatinosa que se retira de una vez arrastrando las impurezas de la piel. Son de uso semanal y se quitan levantando la película desde los bordes.

-Mascarillas Velo

Son las mascarillas faciales más utilizadas entre las mujeres asiáticas. Se trata normalmente de máscaras de celulosa empapadas en principios activos muy variados que se dejan sobre el rostro  15-20 minutos y posteriormente se retiran sin necesidad de aclarado. Entre sus ingredientes podemos encontrar sobretodo ácido hialurónico y colágeno, vitaminas, antioxidantes,… entre sus objetivos están aportar luminosidad, hidratar, nutrir, relajar, aclarar, etc.

Un truco: Tras su aplicación daremos un pequeño masaje con las yemas de los dedos para facilitar la absorción del producto que haya quedado sobre la piel.

-Mascarilla en crema

Las clásicas y también las más indicadas para las pieles más secas. Las mascarillas en crema son aquellas de textura untuosa y con gran cantidad de nutrientes. Suelen ser hidratantes, nutritivas o antiedad y la frecuencia de aplicación varía según las necesidades de cada piel.

-Multimasking

Para aquellas que seguís las últimas tendencias, hace ya unos meses varias firmas cosméticas lanzaron el “multimasking” que consiste en replicar la técnica del contouring del maquillaje pero en mascarilla. Una mascarilla diferente para cada zona del rostro cubriendo las necesidades de forma especializada.

 

¿En casa o en cabina?

Muchas de nuestras clientas nos han preguntado por qué notan más los resultados de las mascarillas y tratamientos faciales que aplicamos en nuestro centro que cuando los realizan ellas en casa. La razón principal es que las mascarillas que se aplican en cabina suelen tener mayor concentración de principios activos que combinados con una buena exfoliación y aparatología multiplican sus resultados.

Y como siempre los mejores resultados se consiguen con la combinación de cuidados de belleza en casa y tratamientos periódicos en vuestro centro de referencia.

¡Hasta la semana próxima!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Belleza,Leticia Carrera

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


nueve − = 7

Trackback this post  |  Siga los comentarios en RSS

Por LETICIA CARRERA

css.php